Chaqueño Palavecino, atrae multitudes con su canto folklórico

Con esa potente voz que le caracteriza y ese ritmo magistral que hace vibrar a la audiencia, el chaqueño Palavecino estará presente en el 17º festival Internacional de Vinos y Quesos a realizarse del 13 al 15 de Julio en la Feria Expocición de Santa Cruz (Fexpocruz). Oscar Esperanza Palavecino, nació un 18 de diciembre de 1959, en el paraje salteño “Rancho El Ñato”, departamento de Rivadavia, en el Chaco-Salteño, de ahí el sobrenombre de “Chaqueño”, que hoy en día todos lo conocen así.
Cuando tenía 9 años enfrentó la enfermedad de su querida madre, Estela Palavecino, quien a causa de su salud 3 años después, tuvo que vender sus pocas pertenencias para instalarse junto a sus hijos en la ciudad de Tartagal, en las casas de unos tíos. Por la mañana el Chaqueño asistía a la escuela y por la tarde trabajaba, tuvo diversos empleos, fue lustra botas; vendió agua potable a los aborígenes de las misiones en un carro tirado por una mula blanca; cavó pozos en un camino al chaco y vendió empanadas; empanadillas ; además fue ayudante de cargador de leña para hacer carbón, trabajó en un supermercado, en una mueblería, fue lava tuercas, trabajó en un circo como vendedor y domando un petiso, junto a su hermano, ató fardos de trabillas hasta las dos de la mañana.
A los 16 años cuando falleció su madre, se mudó a Salta Capital, a la casa de una tía, allí se dedicó a vender gas en garrafas, fue ayudante de albañil y de camionero. En el año 1979 hizo el servicio militar en Córdoba y a su regreso a Salta pasó a ser camionero. A los 24 años volvió a Tartagal y empezó a trabajar como chofer de micros de corta y larga distancia en la empresa Atahualpa.
En 1988, en sus pasos por Tucumán y con lo que pudo juntar graba su primer cassette: “Pa´ mis Abuelos esta Zamba”. el segundo cassette “Pal Tío Pala”, se grabó en el año 1989. Debido a que se vendió en el Chaco boliviano y paraguayo, como también en Tartagal, en la región lo presentaban como El Zorzal del Chaco-Salteño.
En el año 1992 deja Atahualpa y empieza a trabajar en La Veloz del Norte, también como conductor de micros de larga distancia, en donde se las ingeniaba para poder cumplir con su trabajo y no abandonar su sueño de ser cantor.
En el año 1993 saca su primer CD titulado “Por Culpa de ser Cantor” y luego se editan con la discográfica DBN “El Alma de Felipito” (1995), “20 Éxitos del Zorzal Chaco-Salteño” (1996) y “Salteño Viejo” (1997). En este último trabajo se encuentra “Amor Salvaje”, tema que lo lleva a dar un salto rotundo en su carrera y junto con el premio “Consagración” que le otorgan en Cosquín en el festival de 1998, su música llega a todo el territorio argentino y países limítrofes. Poco a poco fue ganando seguidores y sus shows ya no pasaban desapercibidos, incluso en Cafayate, donde por decisión propia empezó actuando a las 6 de la mañana, la gente optaba por ir al festival a esa hora, para verlo a él (ritual que hoy en día se sigue manteniendo).
Recién en el año 1997 y logrando un mayor reconocimiento del público, se anima a dejar su trabajo como chofer en La Veloz del Norte y dedicarse por completo a la música.
Desde entonces lleva editados un total de 18 discos y un DVD en vivo; la gran mayoría de estos fueron doble y triple disco de platino. Tiene en su haber premios Gardel, Grammy, Chayero de Oro en La Rioja, Camín de Oro en Cosquín, un premio y reconocimiento de la UNESCO por Conservar las Raíces, es Ciudadano Ilustre en muchas ciudades del territorio argentino y tiene el reconocimiento de la Cámara de Senadores de La Nación, entre otras cosas.
Su carrera siempre en ascenso lo llevó, por ejemplo, a que festivales como Cosquín y Jesús María lo tuvieran que colocar 2 noches en una misma edición, dada la alta demanda de tickets que generaba. Se dio el gusto de hacer un show en la cancha de Boca (fiel seguidor de este equipo), actuó en el Bicentenario ante un millón de personas, también en el Salón Blanco de la Casa Rosada, y recientemente se presentó en el Teatro Colón con la formación de Los Elegidos.
Pero sin duda alguna, su mayor satisfacción, luego de 30 años de carrera, es seguir convocando multitudes con su canto folklórico, sus pilchas gauchas y su intocable convicción de que no hay nada mejor que defender lo propio.
En una entrevista recientemente realizada en relación a su internalización como artista, dijo “Gracias a Dios, me sobra el trabajo en Argentina. Acá me siento cómodo, y tampoco sé si tengo muchas ganas como para ir a comenzar en otro lugar. Lo que me faltaría hacer en mi carrera es representar al país afuera, contarían conmigo en cualquier espectáculo en el que pueda representar a la música argentina”.

Leave us a Message